Fedepalma

Se encuentra usted aquí

Alianzas estratégicas

 

En la última década, más de 4.200 pequeños productores en el sector palmero se han constituido alrededor de 124 alianzas.

Las Alianzas Estratégicas Productivas en palma de aceite han contribuido al desarrollo de la palmicultura en Colombia y han alcanzado tal dinámica, que este esquema se ha replicado en otras zonas del país no tradicionalmente palmeras y, si bien parte significativa de las mismas han sido lideradas por empresarios palmeros, en algunos casos son lideradas por otros actores externos a este sector. 

Por lo anterior, la puesta en marcha de las alianzas productivas ha sido objeto de gran atención en los últimos años, generando debates tanto a nivel nacional como internacional sobre el tipo de crecimiento que se ha venido dando en el cultivo de la palma de aceite, porque más del 30 % del área sembrada se encuentra bajo este esquema.  

¿Qué son las alianzas?

Las alianzas productivas definidas por Fedepalma, “son un conjunto de relaciones y arreglos formales entre productores de bienes agropecuarios, comercializadores y agroindustriales y organismos de apoyo, públicos o privados, cuyo propósito es expandir empresarialmente las áreas de cultivos de tardío rendimiento y actualizar tecnológicamente a las unidades productivas de pequeños productores.”

¿Quiénes participan?

Encontramos los siguientes participantes o partes involucradas en las alianzas:  

  • Pequeños y medianos propietarios de tierras, con alguna experiencia en el cultivo de la palma de aceite.
  • Personas con o sin tierra, dedicados a otras actividades agropecuarias en la zona seleccionada para realizar el proyecto de palma, interesados en echar raíces en la región.
  • Empresas agroindustriales con interés de ampliar su capacidad de producción.

¿Cuáles son sus beneficios?

Las alianzas entre medianos y grandes productores, y pequeños agricultores se han convertido en una opción dentro de los esquemas de organización vertical y horizontal, que tienen su fundamento en la colaboración de todos sus actores. De acuerdo con un estudio realizado por el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), entre las potencialidades de los esquemas se resalta:

  • Los socios agroindustriales aprovechan la capacidad instalada de sus industrias en transformación sin incurrir en una expansión de su producción agrícola para abastecerse
  • La  conformación de grupos de pequeños productores puede representar un mecanismo para alcanzar economías de escala competitivas
  • Los lazos de solidaridad e interés que pueden establecerse o fortalecerse entre los productores de escala pequeña a través de sus organizaciones y los demás socios de las alianzas son una fuente de capital social valioso en el logro de diversas finalidades socioeconómicas gremiales y políticas institucionales.

Incentivos para hacer las alianzas:

  1. Expansión proyectos agrícolas: Las alianzas contribuyen a generar desarrollo productivo como aporte al logro y consolidación de la paz y crear condiciones para que los campesinos se convirtieran en propietarios de tierra productiva.
     
  2. Acceso a capital humano y social: Un factor importante en el desarrollo de las alianzas ha sido la búsqueda y el logro de un crecimiento permanente de las personas, las familias y las organizaciones sociales que surgen de las relaciones entre ellas. La confianza mutua entre los actores es un aspecto básico para la sostenibilidad de estas empresas. La confianza entre unos grupos estimula a nuevos actores a asociarse y así se han venido generando fenómenos de crecimiento del número de alianzas, fortaleciendo al mismo tiempo el tejido social de las comunidades locales y ampliando las visiones locales y de corto plazo a perspectivas de mayor alcance.
     
  3. Incentivo de Capitalización Rural (ICR) En el caso de las siembras y resiembras de palma de aceite, en las zonas donde no hay brotes de enfermedades, los agricultores son los beneficiarios del Incentivo de Capitalización Rural (ICR). Actualmente, este incentivo subsidia hasta el 30 % del costo de referencia de la siembra y la etapa inmadura, para los pequeños productores y hasta un 15 % en los productores medianos. Por otro lado, los grandes productores solo se benefician de este incentivo si desarrollan cultivos articulados con pequeños productores. Tenga en cuenta que el tamaño del productor depende de su patrimonio. El costo de referencia para guinensis es $ 11.046.086 y para Hibrido es $ 13.256.161 por hectárea.
     
  4. Acceso de los agricultores de escala pequeña a activos productivos. A través de las alianzas los pequeños agricultores tienen acceso: Acceso a la tecnología para el cultivo: otra ventaja importante para los productores vinculados con las alianzas es la posibilidad de tener acceso a asesoría técnica y poder sembrar en su proyecto semillas certificadas. Es conveniente destacar que prácticamente todas las asociaciones de productores vinculadas con las alianzas en palma de aceite tienen servicio de asistencia técnica en todas las etapas del proyecto; en algunos casos aportado directamente y en forma gratuita por las plantaciones o las plantas extractoras; en otros, cancelados por los propios productores con cargo al valor del proyecto 

Acceso a la planta extractora: antes de iniciar un proyecto de siembra de palma, es fundamental contar con un contrato de compra del fruto. Para el efecto la gran mayoría de las organizaciones de productores firmaron con las plantas extractoras de las plantaciones un contrato de “compraventa de fruto de palma”.

Acceso a la tierra y a legalización de títulos de propiedad: la posibilidad de adquirir tierra fue un aspecto que motivó a los pequeños agricultores, quienes en su mayoría no cuentan con títulos de propiedad regularizados, o a pesar de trabajar la tierra no cuentan con los medios económicos para adquirirla.

Logros de las alianzas

Las empresas palmeras ganan porque Los productores vinculados en Alianzas ganan porque
  • Logran una mayor utilización de su capacidad instalada
  • Tienen acceso a los incentivos financieros otorgados por el Estado
  • Desarrollan nuevas líneas de negocios
  • Se genera mayor seguridad en su entorno socioeconómico regional
  • Reciben mayores ingresos y mejoran su calidad de vida
  • Se amplían las oportunidades de empleo
  • Crean un historial crediticio en el sistema financiero que les abrirá las puertas para cualquier desarrollo futuro
  • Incrementan su autoestima como pequeños empresarios palmeros
  • Ven sus organizaciones fortalecidas y así incrementan su capacidad de negociación con las empresas palmeras